Unidad 3

Las piquetas

El tercer paso es reflexionar con el joven sobre la libertad.

El YO y el TÚ que entran en relación pueden hacerlo de diversos modos gracias a que hemos sido dotados de libertad y, por tanto, la  historia  de cada uno está aún por escribirse.

Esta libertad que nos ha sido dada como un regalo. Ha de ser alimentada, formada y madurada, para que cuando la pongamos en juego sepamos hacer de nuestra vida y de la de los demás algo bello, pues es en el Amor como, a imagen de nuestro Creador, encontramos la ‘Verdadera Libertad’.

  • La libertad del hombre, designio de Dios creador.
  • La libertad como capacidad de disponer de sí mismo y de decidir el propio destino a través de las acciones.
  • La libertad orientada hacia la plenitud de comunión de amor con Dios.
  • La libertad moral: la libertad en cuanto susceptible de crecimiento. Crece en la medida en que se usa para cumplir los deseos más verdaderos; decrece cuando se inclina a saciar deseos que no pueden ser ordenados hacia el bien moral.
  • La libertad orientada hacia la comunión de personas. La corrupción de la idea de libertad: cuando los demás y Dios son entendidos como límites de mi libertad.
  • La libre disposición de sí mismo para entregarse al otro, condición de posibilidad del amor.
  • La voluntad, orientada a la consecución del bien. Dios, Bien absoluto.
  • Elementos esenciales para una buena disposición de la libertad: asertividad, buen humor, ilusión, consejo de personas con experiencia, esperanza en la lucha.
  • La familia lugar en el que se aprende a poner la libertad al servicio del don y del amor.

 

Contenidos3.0_educador

encuentro_ficha3.1_educador

encuentro_ficha3.1_joven

encuentro_ficha3.2_educador

encuentro_ficha3.2_joven

encuentro_ficha3.3_educador

encuentro_ficha3.3_joven

encuentro_ficha3.4_educador

encuentro_ficha3.4_joven

Peliculas3.0_educador